Un pingüino nada 8.000 Kms cada año para visitar al hombre que le salvó la vida

El pingüino Dindim viaja cada año desde las frías aguas de la patagonia hasta un pequeño pueblo de pescadores de Brasil para visitar a un albañil retirado que le salvó la vida en 2011. Una inusual y preciosa relación de amistad.

La lealtad que se crea con frecuencia entre el hombre y los animales está fuera de toda duda. A la mente nos vienen muchos casos que tienen que ver con mascotas domésticas, especialmente perros y gatos, donde con sus historias tendríamos para escribir millones de artículos. Lo que ya no es tan habitual es que se creen vínculos entre, por ejemplo, los hombres y un pingüino, protagonistas de la historia que nos ocupa. Una relación que se fraguó hace cuatro años cuando Joao Pereira de Souza encontró un pingüino de Magallanes cubierto de petróleo frente a la costa de Río de Janeiro y le salvó la vida. Algo que, como veremos, el animal no olvidó nunca.

Joao Pereira de Souza es un albañil retirado de 71 años que se dedica a pescar a tiempo parcial. Se encontró a Dindim, un pingüino patagónico, cubierto de petróleo y agonizando. Sin embargo, después de que De Souza lo cuidara, Dindim no quería irse, aunque al final lo hizo.

Y el gran regalo para el jubilado pescador brasileño de 71 años fue ver como, meses después de dejarlo en el mar, Dindim acudía a él para hacerle una visita. Y no sólo eso, desde que se conocieron en 2011, el pingüino recorre cada año 8.000 kilómetros para visitar a su amigo humano, algo que, en un primer momento, Pereira no podía creer: “Llega cada año sobre la misma época en junio, y se marcha en febrero con la llegada del calor. Cada temporada que pasa se vuelve más cariñoso y parece más feliz de verme”, asegura el pescador brasileño.

“Quiero a este pingüino como si fuera mi hijo, y creo que él también me quiere a mi,” comenta Joao a Globo TV. “No permite a nadie que le toque, les ataca con el pico si lo intentan. Se tumba en mi regazo, me deja ducharle, que le de sardinas y que le coja en brazos.”

Fuente: www.lavanguardia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies