Ser enfermero, trabajar de noche y cobrar un plus de 3,70 la hora

El complemento al salario base de enfermeros y médicos de familia en Madrid es el más bajo de España

La pregunta la lanza un enfermero: casi dos décadas de experiencia profesional y tantas quejas sobre la gestión del sistema sanitario madrileño que le cuesta parar una vez que arranca. La cifra que apunta no es aleatoria: es lo que cobra él como plus por su turno de noche. “Diez horas por 37,39 euros, de diez de la noche a ocho de la mañana”, dice. Los festivos y los sábados son un poco más, 52,35 euros; y 104,7 euros en Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo. “Ni siquiera el fin de semana completo se paga más, solo la noche del sábado. Y en Navidad, ¿qué? Pues eso, que sales a poco más de diez euros la hora”. Eso sin contar el sueldo base, alrededor de 1.000 euros.

Madrid paga a 7,43 euros la hora las guardias de enfermería de atención primaria, frente a los 20,67 del País Vasco, la región con las retribuciones más altas

Este trabajador del Servicio Madrileño de Salud, que pidió no ser identificado, se ríe, pero sin ganas y con un deje de cansancio. Él, como enfermero de hospitalización, no hace guardias, aunque sí turnos de noche. Este trabajo se divide en turnos que cubren las tres franjas del día (mañana, tarde y noche). En la enfermería en la que sí hay atención continuada (las guardias), la de atención primaria, los salarios también están por debajo de lo habitual en el resto de España. Tanto, que Madrid es la comunidad que peor paga a sus profesionales en este ámbito: 7,43 euros la hora de media.

Para reflejar la desigualdad que impera en los salarios de los profesionales sanitarios en España, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha realizado un estudio. El baremo elegido fue la retribución de la atención continuada (un complemento al salario base). “Un concepto que comparten enfermería, médicos de familia y especialistas”, explican fuentes del CSIF. Sus resultados no incluyen casos como el del enfermero de hospitalización citado, ya que este no hace guardias. Aun así, el sindicato denuncia también lo “precario” del sueldo de esos trabajadores. “La situación, sobre todo tras la crisis, solo fue a peor, en Madrid se hizo aún más cruda”, alega Javier Martínez, responsable de sanidad de la central.

Las malas condiciones salariales pueden provocar “un éxodo de los profesionales”, denuncia un portavoz sindical

Las cifras de su análisis subrayan la diferencia entre lo que cobran como plus por una guardia en enfermería de atención primaria en Madrid (7,43 euros la hora) frente a los 20,67 del País Vasco, la región con las retribuciones más altas. También ocurre en la medicina de familia: los profesionales madrileños que hacen guardias las cobran a 11,50 euros la hora; Murcia las paga a 28,26 euros. El sueldo por hora de los especialistas en Madrid es de 21,18 euros. Por debajo solo están La Rioja (21,14 euros), Aragón (20,79) y Andalucía (17,24).

Dice el enfermero entrevistado que Madrid exige mucho y paga poco: “Como las competencias están transferidas [desde 2001], cada comunidad paga lo que le da la gana”. Asegura que cada vez se les pide más profesionalización y formación, y cada vez hay más presión asistencial y administrativa, más carga de trabajo burocrático. “Hacemos planes de cuidados, formularios, cada vez hay más pacientes… Y todo por el mismo salario irrisorio”, denuncia el enfermero, que también recuerda la diferencia con otras ciudades. “Siendo los mismos profesionales, la desigualdad de salarios es abismal y crea discriminación. Deberían igualarse como ocurre en otros ámbitos como la policía”. Cree que no es solo cuestión de “justicia con el resto de comunidades”, sino que la nocturnidad afecta a la conciliación familiar y a la salud. “Hablan de la mejor sanidad de España, sí, pero a costa de que sus profesionales cobren una porquería”, sentencia.

Según la Consejería de Sanidad, ya se están implantando medidas “que tienden a ir corrigiendo esta situación, como la recuperación del modelo de carrera profesional” ya aprobado para el personal fijo, en el que se tienen en cuenta la experiencia y se valoran los artículos científicos o los cursos de formación a efectos del salario, un modelo que se prevé extender “también al personal temporal”. Para un anestesista con plaza desde 2013, esto supone “la victoria de los dos últimos años” y, aunque asegura que todavía no todo el personal lo cobra, reconoce que al menos se está empezando a pagar. “Era inaudito. Con el mismo tiempo de experiencia, la misma especialidad, el mismo trabajo, había gente que cobraba 600 euros más que otros”.

Marciano Sánchez Bayle, médico y portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), va al origen de esa desigualdad: “Hay una razón que se arrastra hace mucho y es que la Comunidad tiene un presupuesto sanitario bastante bajo y eso ha repercutido sobre la cantidad de personal y sobre sus condiciones laborales”. La Comunidad, con 8.100 millones presupuestados, es este año la segunda que menos invierte per cápita y, desde hace años, se encuentra siempre en los puestos más bajos del ranking. Los últimos datos del Observatorio Madrileño de Salud, del pasado mayo, reflejaban que “Madrid siempre tiene presupuestos por debajo del promedio del resto de regiones, 200 euros menos, y 600 euros menos per cápita que el País Vasco, la que más invierte”, recordaba entonces Sánchez Bayle.

Reivindicaciones constantes

“Se nota”, deja caer un médico de atención primaria, especialidad en la que la Consejería también asegura que “se están planteando medidas que van encaminadas, entre otros objetivos, a introducir mejoras retributivas en ese nivel asistencial”. Aunque, añaden, “hay que tener en cuenta la situación actual de prórroga presupuestaria hasta que el Gobierno central fije los ingresos que va a recibir cada comunidad autónoma”. El médico de familia, que trabaja en el Servicio de Atención Rural (el SAR) —atiende los pueblos de la región y hace guardias cuando el centro de salud cierra—, se lamenta de que siempre haya “alguna excusa para no mejorar las condiciones laborales de los médicos en Madrid”.

Moverse a otras comunidades con mejores salarios es una opción. Pero tanto el enfermero como el anestesista y el médico de familia contestan lo mismo: ya no. Antes, justo después de terminar la residencia, podría haber sido. “Cuando acabas, tienes que trabajar en un lado y en otro, tienes mucha inestabilidad y cobras una mierda… Ahí sí, te lo planteas”, recuerda el médico. Luego “ya no, no puedes echarte la manta a la cabeza así como así si te has metido en una hipoteca o tienes familia”. Pero hay quien lo hace. Él tiene amigos que viven en Madrid y trabajan haciendo guardias en Castilla y León y Castilla-La Mancha: “Les es más rentable, claramente”.

Para Javier Martínez esta es “la vergüenza del sistema”. Las cargas de trabajo, las contrataciones, la falta de personal pueden “originar el éxodo de los profesionales”. El sindicato reclama medidas nacionales y regionales, como un marco retributivo homogéneo “para acabar con los profesionales de primera y de segunda categoría”; condiciones de trabajo dignas y medidas contra la precariedad; una reducción de la alta tasa de temporalidad y planes de ordenación de recursos humanos para prestar una asistencia sanitaria adecuada a la población.

Fuente: https://elpais.com/ccaa/2019/11/29/madrid/1575022222_978493.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies