‘PERO SI SÓLO ES UNA BOLSA’, dijeron 14 millones de personas.

Las bolsas de plástico contaminan y no son necesarias: ninguna se recicla. Consumiendo menos y mejor, protegemos el medio ambiente.

La bolsa de plástico es el producto estrella de nuestra cultura de usar y tirar, que malgasta grandes cantidades de materiales y energía para fabricar productos efímeros de un solo uso, muchas veces superfluos. Las bolsas de plástico se pueden reemplazar por recipientes o sistemas duraderos y ecológicos (bolsas de tela, de plástico resistente, de papel, carros de compra…). En España utilizamos unas 250 bolsas por habitante y año. Tanto su fabricación y distribución como su tratamiento posterior provocan importantes problemas ambientales. Por todo ello consideramos que es necesaria su desaparición.

Seguramente ya sabrás que el plástico contamina el planeta, ya que se acumula en cualquier rincón de este y tarda demasiado tiempo en empezar a degradarse, incluso algunos materiales plásticos pueden permanecer siglos casi intactos. Además, algunos como las bolsas de plástico dañan a la flora y la fauna de forma directa. Por ejemplo, la contaminación del agua por las bolsas de plástico provoca que miles de peces y otros animales como cetáceos, tortugas y aves mueran.

El uso medio de las bolsas de plástico es de unos 12 minutos, aunque tardan unos 500 años en descomponerse, según datos del Gobierno, que ha abierto hoy a consulta pública el decreto que prohibirá su uso en el año 2020. Las bolsas de plástico están ya prohibidas en Francia o en Países Bajos, y también en Marruecos o en el Estado de California.

Existe una economía detrás del reciclaje de las bolsas plásticas. Producir una tonelada de bolsas plásticas cuesta 4 mil dólares. Reciclar esa tonelada de plástico, 32 dólares. Es muy importante señalar que:

Se tiran 8 mil millones de toneladas de plástico anualmente, las cuales van hacia los ríos, lagos y mares.

Las bolsas de plástico tapan las cañerías, coladeras y alcantarillas.

Se han encontrado bolsas plásticas en el círculo Ártico.

Las bolsas de plástico representan el 10 por ciento de los desechos en las costas.

Al degradarse se convierten en pequeños petropolímeros sumamente tóxicos. Estas partículas entran a la cadena alimenticia con consecuencias catastróficas.

“Cada vez que usamos una nueva bolsa de plástico, los grandes empresarios del mundo van y consiguen más petróleo del Medio Oriente y lo traen en tanques”, dijo Stephanie Barger, directora ejecutiva de la Fundación de Recursos de la Tierra (Earth Resource Foundation) de California. Así, agrega, “Estamos extrayendo recursos de la Tierra y destruyéndola tan sólo para usar durante 10 minutos una bolsa de plástico”.

Por qué las bolsas de plástico contaminan el medio ambiente

Las bolsas de plástico consumen grandes cantidades de energía para su fabricación, están compuestas de sustancias derivadas del petróleo, que pueden tardar en degradarse más de medio siglo. Asimismo, las bolsas serigrafiadas pueden contener residuos metálicos tóxicos.

La gran mayoría acaba siendo desechada sin control, contaminando tanto las ciudades como los ecosistemas naturales. En el mar su impacto puede ser letal para animales como tortugas, ballenas o delfines, que mueren tras ingerirlas o enredarse en ellas. Por todo ello y más, el impacto medioambiental de las bolsas de plástico es mucho peor de lo que puede parecer en un principio.

Qué puedo hacer para reducir el uso de bolsas de plástico

Puede que conociendo este problema, ahora te preguntes qué puedes hacer tú al respecto. Estas son solo algunas ideas:

Usa bolsas de tela, cestos de mimbre y materiales similares para sustituir las bolsas de la compra y para almacenar cosas en casa.
Si compras pocas cosas evita usar bolsas, a no ser que llevas tu propia bolsa de la compra.
Reutiliza las bolsas con ideas originales para tu hogar, por ejemplo crea cestas.
Recicla las bolsas correctamente en el contenedor de plástico, el de color amarillo.
Si ves bolsas de plástico por el suelo o en el agua, recógelas y tíralas al contenedor correcto.
Ayuda a concienciar a los demás de este problema y de cómo ayudar a rectificarlo, sobre todo a los más pequeños.

Fuente: www.ecologistasenaccion.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies