No obligues ni dejes que tus hijos besen y abracen a todo el mundo. Una campaña para reflexionar

Saluda a tu tía! Dale un beso al abuelo, no seas mal educado!” ¿Cuántas veces escuchamos esa frase cuando niños y nos vimos obligados a cumplir las órdenes de mamá muy a nuestro pesar? ¿Por qué entonces obligamos a nuestros propios niños a algo similar?

Recientemente la página ” Mighty Girl” compartió un foto de campaña con el siguiente mensaje:

Irene Van Der Zande es cofundadora y directora ejecutiva de Kidpower Teenpower Fullpower International (Poder total de niños y adolescentes); sobre este tema ella comentaba para CNN:

“Cuando forzamos a los niños a someterse al afecto no deseado para evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de un amigo, les enseñamos que sus cuerpos en realidad no les pertenecen porque tienen que dejar a un lado sus propios sentimientos sobre lo que se siente bien para ellos”

Y es que es verdad, el obligar a los niños a dar un beso o un abrazo cuando ellos no lo quieren los deja vulnerables a los pederastas, la mayoría de los cuales son personas conocidas a decir de Ursula Wagner, que es una especialista en Salud Mental.

El no obligar a los niños no quiere decir que sean malcriados o que no saluden, bien pueden hacerlo estrechando la mano o chocándolas.

Vinka Jakson es autora del libro pata niños: “Mi cuerpo es un regalo” y en una conversión con BiobioChile aseguraba que “…no es recomendable en lo absoluto, que los grandes entreguemos el mensaje de que podemos obligar o forzar la relación física de los niños”, no quiere decir que propicie el abuso necesariamente sino que les estamos dando a entender que no tienen derechos y libertad de elección, que tiene que someterse a los demás. Esto a la larga crea jóvenes y adultos que se dejan ser víctimas de bullying o que se acuestan con alguien solo para mantenerlo feliz.

Respetemos a nuestros pequeños y sus decisiones sobre su propio cuerpo, es importante una guía firme y clara, por supuesto, pero hay que recordar que ellos son personas independientes y que no podemos obligarlos a hacer algo que no quieren y que es perjudicial para ellos.

No se trata de criar niños antipáticos, si no de ayudarlos a entender sobre su espacio personal.
Si obligas a tus hijos a dar besos y abrazos cuando no están dispuestos a hacerlo, entonces le estás diciendo que no tienen voz en sus decisiones y lo que es peor, que no tienen autonomía corporal y que las necesidades de los adultos sustituyen a las necesidades de los niños.

Es muy importante que los niños entiendan que sí tienen el control sobre sus cuerpos y enseñar lo contrario puede tener una enseñanza equivocada, además de peligrosa. Es muy importante enseñar a los niños (y sobre todo a las niñas) que nunca está bien que otra persona te toque cuando no quieres que lo haga, y no es necesario estar en un contexto sexual, el cuerpo de una persona es su propio cuerpo y pueden hacer lo que quieran con él, pero los demás no.

Tu hijo no es tu propiedad, pero sí es tu responsabilidad.

Para que pueda desarrollarse como un adulto sano debes enseñarle a tener autoridad sobre su cuerpo y sobre las decisiones que tome con respecto a el. Si tu hijo decide que no quiere dar un beso o un abrazo, simplemente respeta su decisión y nunca lo castigues por eso.

 

Fuente: www.soysaludable.xyz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.