La leche es mala para los resfriados, según un estudio de Sanidad

Cuando nos encontramos acatarrados, una parte de la población suele tomar un vaso de leche caliente antes de dormir. El Hospital Lister de Stevenage (Reino Unido) ha realizado que un estudio en el que demuestran que no deberíamos hacerlo, ya que la leche es mala para los resfriados.

Según este estudio, la leche empeora los resfriados dado que agrava los síntomas en lo relacionado a la secreción de mocos. Este descubrimiento, publicado en la revista Laryngoscope, se ha hecho por casualidad, ya que el estudio no buscaba saber esto, sino la desvinculación de los lácteos con el resfriado y sus síntomas, según Daily Mail.
El otorrino del Hospital Lister en Stevenage, Adam Frosh, ha declarado que “era escéptico pero me lo habían preguntado tantos pacientes a lo largo de los años que pensé que tenía que probarlo”, desvelando la motivación del estudio.

Las mucosidades nasales contienen enzimas antibacterianas que protegen contra las infecciones. El moco puede llegar a la garganta cuando existe en abundancia, provocando tos, ronquera o dolores de garganta.

Ya existía esta teoría
Que la leche no es buena para el resfriado no es nada nuevo, ya que en 1946 el pediatra Benjamin Spock publicó un libro que cuenta los problemas respiratorios de los bebés, que debían evitar la leche para no empeorar.
El estudio
El estudio ha tenido a 108 personas como reclutadas, de las cuales 26 eran hombres y 82 mujeres. Todos contenían grandes cantidades de mucosidad nasal por lo que se les recomendó a no tomar lácteos. Después de tres días, la mitad de los pacientes tomaron 350 mililitros de leche entera, mientras que la otra mitad tomó la misma cantidad de bebida vegetal de soja. Ambas tenían un sabor similar, por lo que no sabían cual de ellas bebía, para que no afectase el factor psicológico. Solo la mitad que tomó la leche de soja vegetal mejoró en los días siguientes, el resto no.
Controversia
El doctor Ian Balfour-Lynn, especialista en enfermedades respiratorias pediátricas en el Royal Brompton Hospital de Londres, muestra su opinión contraria a este estudio. “Lo que sucede es que los pacientes al tomar leche se imaginan que tienen más moco en la garganta por la viscosidad de la leche, pero no hay ninguna prueba real que refute esto”, defiende el doctor.Cree que no hay evidencias científicas que muestren estos resultados y aconseja que los padres sigan dando leche a sus hijos hasta que esta teoría se refute firmemente.

Fuente: https://www.telecinco.es/informativos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.