La carne blanca es tan mala como la roja para el colesterol, según estudio

El debate sobre la carne roja o la carne blanca está en un empate: comer carne blanca, como las aves, tendría un efecto idéntico en tu nivel de colesterol como comer carne roja, según indica una investigación reciente.

La creencia de larga data de que comer carne blanca es menos dañina para tu corazón aún puede ser cierta, porque puede haber otros efectos de comer carne roja que contribuyen a la enfermedad cardiovascular, dijeron investigadores de la Universidad de California en San Francisco. Esto debe ser explorado con más detalle, agregaron.

Las proteínas no cárnicas, como los vegetales, los lácteos y las legumbres, incluidos los frijoles, muestran el mejor beneficio en cuanto a colesterol, según el nuevo estudio publicado este martes en la American Journal of Clinical Nutrition.
El colesterol “malo” puede provocar enfermedad cardíaca

Es bien sabido que las grasas saturadas aumentan la concentración de colesterol LDL o “malo” en el torrente sanguíneo y si esta sustancia cerosa nociva se acumula en las arterias, el resultado podría ser un ataque al corazón o un derrame cerebral. Las grasas saturadas, la mayoría de las cuales provienen de fuentes animales, incluyen mantequilla, grasa de res y piel de ave.

Los dietistas han asumido que el alto contenido de grasa saturada de la carne roja generalmente contribuye al riesgo de enfermedad cardiovascular, pero nadie ha probado adecuadamente esta teoría, según los investigadores. Y así ponen a prueba la creencia de larga data.

Más de 100 hombres y mujeres sanos entre las edades de 21 y 65 años fueron asignados aleatoriamente a consumir grasas saturadas, proporcionadas principalmente por mantequilla y alimentos con toda la grasa, o grupos bajos en grasas saturadas.

Todos los participantes, que se abstuvieron de consumir alcohol durante el estudio, realizaron un ciclo de tres dietas de prueba: dieta de carne roja, dieta de carne blanca y luego una dieta sin carne. Cada dieta duró cuatro semanas y estuvo marcada por un “período de lavado” cuando los participantes comieron sus alimentos habituales. La principal fuente de carne roja proporcionada por los investigadores fue la carne de res, mientras que el pollo sirvió como la principal proteína de carne blanca. Las muestras de sangre se obtuvieron de todos los participantes al comienzo y al final de cada dieta de prueba.

Las proteínas de vegetales tuvieron el impacto más saludable en el colesterol en la sangre, según mostraron los resultados del estudio. Mientras tanto, los efectos de las carnes blancas y rojas en los niveles de colesterol de los participantes fueron idénticos cuando los niveles de grasa saturada fueron equivalentes.

Entonces, los participantes que consumían una dieta rica en grasas saturadas tenían niveles más altos de colesterol total y LDL que aquellos asignados a una dieta baja en grasas saturadas, sin importar su fuente de proteína.

Los investigadores también observaron el tamaño de las partículas de colesterol. Se ha creído ampliamente que las partículas grandes no contribuyen tanto como las partículas pequeñas al riesgo de aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), pero investigaciones recientes sugieren que tanto las partículas pequeñas como las grandes de colesterol malo están asociadas con la aterosclerosis.

El estudio no mostró diferencias significativas en las concentraciones de partículas de LDL grandes, medianas y pequeñas en la sangre de los participantes entre las dietas de carne roja y blanca. Sin embargo, una dieta alta en grasas saturadas se asoció con una mayor concentración de partículas grandes de LDL, aunque no se observó asociación con partículas pequeñas o medianas.


Elige siempre las “carnes más magras”

Maria Romo-Palafox, dietista registrada y becaria postdoctoral del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut, describió el estudio como “excelentemente planificado”. Romo-Palafox, que no participó en la investigación, señaló que incluso los participantes recibieron comidas en este estudio “bien controlado”.

“Si tienes problemas con el colesterol o si tienes antecedentes familiares de colesterol o enfermedad cardíaca, entonces es mejor consumir menos carnes rojas y blancas y sustituir frijoles, lentejas, granos con mayor contenido de proteínas, como la quinua y productos a base de soja, como el tofu y el tempeh”, dijo.

“Hallazgo tras hallazgo, estamos confirmando que una dieta basada en plantas tiende a tener mejores resultados de salud y tiende a tener menos impacto [ambiental negativo]”, dijo. Los científicos “no saben exactamente” por qué las proteínas de origen vegetal protegen el corazón, pero se cree que “las otras vitaminas y minerales que vienen con la planta”, y no la proteína de la planta en sí, son más beneficiosas para nuestro sistema cardiovascular, explicó.

No necesitamos ver los resultados del estudio “como un problema en blanco o negro”, dijo. La carne, ya sea roja o blanca, no necesita ser desterrada de la dieta de todos. Mientras que los nutricionistas hacen recomendaciones para todo el público, cada individuo es único en cuanto a sus necesidades nutricionales.

“El mensaje para llevar a casa es que no hay necesidad de poner una etiqueta de restringido o prohibido en carnes rojas”, dijo Romo-Palafox. “Asegúrate de elegir las carnes más magras posibles. ¿Por qué no, por ejemplo, dejar de comer carne los lunes? Eso podría ayudarte a equilibrar tu riesgo”.

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com/2019/06/04/la-carne-blanca-es-tan-mala-como-la-roja-cuando-se-trata-de-colesterol-segun-estudio/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies