Cómo puedes preparar sales de baño casera

El baño es el momento más  relajante para todo el mundo, aún más si es en una bañera caliente, no importa si es verano, porque el agua tibia nos reconforta y nos hace entrar en ese profundo estado de descanso y relax. Para tener una maravillosa experiencia durante nuestro baño y trasladarnos desde nuestra bañera a los lugares más recónditos del planeta, las cosméticas han comercializado sales de baño,  polvos aromáticos que te proporcionan una experiencia increíble.

No obstante, no sólo te permiten disfrutar de olores sin cesar sino que además proporcionan otros beneficios derivados de sus propias propiedades como minerales. Las sales de baño ayudan a relajar el cuerpo  y la mente, te enseñaremos a preparar un baño 100% casero y muy relajante.

¿Qué son?

Las sales de baño son conocidas como beneficiosas para la curación y el tratamiento de enfermedades, desde tiempos inmemoriales, sobre todo para dolencias musculares o relacionadas con la piel y los huesos, gracias a su alto contenido en minerales como magnesio, calcio, hierro zinc y cobre.

Las sales se agrupan en función de los efectos que producen, destacando así las sales estimulantes, relajantes y purificantes.

¿Quieres darte un baño muy relajante?

Puedes darte un baño de infusiones, bombas y sales de baño que te ayudan a dar color, aromas  y esencia al agua, esto te ayudará a relajar los músculos y la mente. Son súper fáciles de elaborar.

Ingredientes para sales de baño:

90 cl de alcohol
10 cl de acetona
Esencia de rosa o árbol de té.
Sal marina 1Kg

Elaboración de sales de baño

Mezcla todos los ingredientes en un bol el alcohol, acetona, colorante comestible y esencia de rosas o  las fragancias que más te guste (en herbolarios encontraras esencias aromáticas de todo tipo).
Añade la sal marina y deja reposar hasta ver que la sal se ha teñido y aromatizado.
Escurre las sales, dales la forma que desees y déjalas sobre papel secante, al aire para que se sequen bien.

¿Cómo funcionan?

Los vapores del agua tibia durante un baño siempre funciona como un excelente remedio energético y anti estrés. Las termas japonesas utilizan esta técnica desde la antigüedad sin la necesidad de aplicar sales ya que estas propiedades las contienen las propias piedras sobre las que se bañan pero si queremos recrear este tipo de baño, debemos aplicar estas sales con minerales. Lo correcto es que utilicemos al menos 2 o 3 puñados de sales. El baño debe durar entre 10 y 15 minutos para que el efecto sea eficiente.

El calor del agua permite que los poros se dilaten para que la desintoxicación del organismo sea más eficiente. Además ayudará a que los minerales y los oligoelementos de los que se componen las sales penetren mejor a la vez que los aromas únicos penetren en nuestro olfato, para producirnos ese efecto relajante.

¿Cuáles son los beneficios?

Entre sus principales beneficios destaca su efecto calmante, relajante, energizante y activado. También ayuda a nutrir nuestra piel, relajando los músculos, desintoxican el cuerpo, y en consecuencia produce la  relajación de la mente, sumiéndonos en un profundo estado de paz y placer. Es un remedio natural contra varias enfermedades articulares, no las cura pero si ayuda a calmar sus molestias como por ejemplo reumatismo o inflamación. También se les atribuye beneficios para mordeduras de insectos, heridas, acné y hongos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies