Antes de diciembre y por menos de 120 euros: así será la vacuna que ultima China

China acelera en la carrera para prevenir la covid-19 después de registrar su primera patente oficial.

La carrera global por desarrollar una vacuna contra la covid-19, en la que China se mantiene a la cabeza, está cada vez más cerca de alcanzar la meta. Después de que las autoridades del país concedieran ayer la primera patente para el proyecto que avanza más rápido, hoy se han conocido nuevos detalles sobre otra prometedora línea de investigación. La vacuna experimental en la que trabaja el Grupo Farmacéutico Nacional Chino (Sinopharm), podría estar lista para su comercialización antes de final de año, “probablemente en diciembre”, según ha asegurado su presidente general, Liu Jingzhen.

“[La vacuna] No será demasiado cara”, ha añadido el responsable, en declaraciones recogidas por el medio local Guangming Daily. “Esperamos que cueste unos pocos cientos de yuanes cada inyección, por lo que el tratamiento completo [que requiere de dos] debería ser menos de 1.000” (120 euros). Sin embargo, Liu no ha aclarado si el seguro de salud público cubrirá parte del coste del tratamiento o si este será incluido en el programa gratuito de vacunación estatal. “No toda la población de China tendrá que vacunarse”, ha aclarado, estableciendo que los estudiantes y los trabajadores de las grandes ciudades tendrán prioridad.

El proyecto de Sinopharm, desarrollado junto al Instituto de Virología de Wuhan y el Instituto de Productos Biológicos de la misma ciudad –filial de la empresa China National Biotec Group Company– ha concluido ya las dos primeras fases de ensayos clínicos. Ayer mismo anunció haber registrado de momento datos positivos, los cuales fueron recogidos en la publicación The Journal of the American Medical Association.

1.120 voluntarios que recibieron la vacuna en la primera y segunda fase de ensayos generaron anticuerpos contra la covid-19 tras dos dosis

En un comunicado compartido con el tabloide oficial Global Times, la institución informó que los 1.120 voluntarios que recibieron la vacuna en la primera y segunda fase de ensayos generaron anticuerpos contra la covid-19 tras dos dosis. “La vacuna ha demostrado ser efectiva y segura”, sentenciaba el texto. Los resultados reflejan que indujo eficazmente anticuerpos neutralizantes y demostró una buena inmunogenicidad –es decir, la capacidad de una sustancia para desencadenar una respuesta inmune–. El trabajo de investigación también evaluó la seguridad del compuesto y concluyó que no se observaron reacciones adversas graves. Las más comunes se limitaron a dolor en el lugar de la inyección seguidos de fiebre, ambos leves.

Ahora comenzará su tercera y última etapa de pruebas en una cantidad mayor de sujetos, la cual se llevarán a cabo en Emiratos Árabes Unidos, con el propósito de reunir pruebas médicas que confirmen su eficacia y de este modo lograr la aprobación final de las entidades regulatorias. El calendario adelantado por Sinopharm establece que esta tercera fase podría concluir en agosto, seguida de una observación médica en septiembre cuyos datos definitivos verían la luz en octubre. La vacuna podría recibir entonces la autorización oficial y comenzar su distribución ese mismo mes. Según detallaba el medio oficial, su planta industrial en Pekín es el mayor centro de manufactura de vacunas contra la covid-19 del mundo, a la que se suma un segundo complejo en Wuhan. Por ello, la firma estaría en condiciones de producir 200 millones de dosis anuales, lo que permitiría inmunizar a 100 millones de personas al año.

El resto de países, mientras tanto, continúan con sus esfuerzos. El registro internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) contabiliza ya 167 vacunas experimentales contra la covid: 29 de ellas se encuentran en fase de evaluación clínica y seis en la última etapa de experimentación. A la vanguardia está la empresa estadounidense Moderna, que a principios de este mes adelantó que su vacuna costará entre 30 y 32 dólares cuando llegue al mercado. Además, el gobierno de Estados Unido llegó en julio a un acuerdo para que la solución desarrollada por Pfizer y su socio BioNTech SE sea inoculada a 50 millones de sus ciudadanos por un precio unitario de 40 dólares. La carrera por la vacuna se acerca al final, aunque el reto entonces pasará a ser la producción y comercialización a escala mundial: cruzar la meta a veces solo es el principio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies