3 tipos de aloe: que son grandes amigos de tu piel

Ya sabrás que el aloe vera para el cuerpo y para la salud en general, tiene múltiples beneficios. El áloe es utilizado desde la antigüedad  por su poder terapéutico y medicinal 100% natural.

El aloe vera es sin duda la especie más conocida y apreciada por sus usos medicinales. Sin embargo, otros aloes comparten con él algunas de sus excelentes virtudes regenerativas, hidratantes y antiinflamatorias.

Los principales beneficios del uso del aloe vera son los siguientes que vemos a continuación:

-Hidratante, relajante, suavizante, emoliente, desinfectante y cicatrizante.
-Es antibiótico, bactericida, antiinflamatoria y refrescante.
-El aloe vera porque es perfecto para combatir el estreñimiento, la colitis, la digestión, las várices, la presión alta y la anemia.
-Ayuda a estimular la segregación de insulina, trata la hipertensión y mejora la circulación de la sangre.
-La parte interior, el aloe vera puro, es eficaz cura las heridas y quemaduras leves. Se puede aplicar con aloe vera en crema o sacar la pulpa y untar el contenido.

El popular aloe vera

El Aloe vera o barbadensis es el más utilizado medicinalmente y el menos irritante por poseer menos aloína. Es  de color verde con flores amarillas o anaranjadas. ayuda a hacer la digestión, también funciona como laxante, utilizado en cremas por sus beneficio regenerador e hidratante. A quién conviene:

Por vía tópica, se emplea el gel de parénquima para regenerar la piel. Sus mucílagos, de gran poder hidratante, lo hacen eficaz en la piel irritada, quemaduras solares, picaduras, acné, estrías, eccemas secos, dermatitis, herpes y heridas superficiales, y para proteger las encías.
Por vía interna, el acíbar se usa en el estreñimiento y la gastritis –repara la mucosa gástrica–, y para la tensión arterial y el dolor reumático.
Cómo se utiliza: el gel sobre la piel o en leche corporal, champú, crema de manos, colutorio, dentífrico, etc. El acíbar, en polvo, tintura, jugo o cápsulas.

Aloe arborescente, decorativo y protector

El aloe arborescente o candelabro (Aloe arborescens) se usa más en jardinería que en fitoterapia, pero es dermoprotector, demulcente e hidratante. Puede medir dos metros y entre sus hojas enormes, de color verde claro, crecen unas flores tubulares rojas. A quién conviene:

El gel, como el del aloe vera, es útil para reparar la piel dañada y en dermatitis, estrías, manchas, quemaduras, eccemas, granos, desgarros o heridas; sin embargo, puede causar irritación en personas alérgicas.
Cómo se aplica: el gel directamente sobre el área afectada.

Aloe manchado, un jabón natural

El Aloe maculata o saponaria, de menor tamaño y flores amarillas o naranjas, posee hojas agudas con manchitas blancas y se utiliza mucho en jardinería. Se considera dermoprotector, demulcente, hidrante, regenerador, antiséptico, bactericida y antiinflamatorio. Como el aloe vera, contiene poca aloína, y también se aprovecha el gel. A quién conviene:

Tradicionalmente se emplea como jabón y, aunque poco, como reparador dérmico y para desinflamar en caso de dolor reumático o muscular.
Por vía interna se indica en trastornos digestivos, parásitos intestinales e inflamación gástrica.

Fuentes:
https://ibizaloe.com
https://www.clubplaneta.com
https://aloeveralascoronas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies